Presentación | Kaay Universidad Presentación | Kaay Universidad

Presentación

Uno de los principales retos que debemos afrontar como sociedad en relación al actual sistema (político, económico, social y cultural) es revisar el papel y función de la universidad como espacio óptimo para la formación de personas como sujetos políticos. Personas que se caracterizan por su capacidad de análisis, autonomía, criterio propio, solidaridad, compromiso e implicación con la transformación de las relaciones de poder presentes en las diferentes facetas y dimensiones de su vida individual y colectiva.

Fomentar la comprensión de la complejidad del mundo para que las personas sean capaces de dar respuesta a los retos planteados a nivel planetario, en base a los principios éticos o valores de la Justicia, la Solidaridad, la Paz, el Respeto a la Dignidad Humana, la Equidad, la Sostenibilidad, entre otros, en contrapartida al discurso simplista, reduccionista y lineal que domina muchos espacios (libros de texto incluidos) y que fortalece la distribución y estructura de poder, invisibiliza mecanismos de explotación y perpetúa injusticias.

Conocer el mundo es un proceso complejo articulado a la práctica y a las diferentes dimensiones humanas (cognitiva, afectiva y social). Así pues, teniendo en mente los saberes, es necesario que el enfoque metodológico y didáctico sea coherente con dichos saberes y asegure la emancipación del sujeto, la reflexión crítica de la realidad, la cooperación entre sujetos y la transformación de las relaciones de poder prevalecientes en su entorno. es necesario tener en cuenta los niveles de desarrollo cognitivo, afectivo, social y ético de las personas según su relación con la dimensión personal (posicionamiento en relación al ejercicio de la autoridad, las emociones, el cuidado de uno mismo), social (capacidad de desarrollarse con otras personas, de asumir normas y comportamientos socialmente adecuados) y ética (capacidad de comprender los efectos de la propia conducta sobre los otros, de cuidarse de uno mismo y de los otros).

Las universidades deben ser agentes con potencial transformador con quienes establecer redes y alianzas, incluso de carácter transnacional. Sin embargo, existe una sensación de fuerte desconexión entre el quehacer universitario y los movimientos sociales. la universidad es una institución que puede contrarrestar el saber y las prácticas sociales hegemónicas, las organizaciones sociales demandan con urgencia promover una universidad comprometida para y con la sociedad, que atienda no solo los intereses y demandas propios, sino que también fomente el conocimiento y la conciencia crítica e introduzca los valores solidarios y de equidad en las comunidades científicas.

Trabajar la EpD en la universidad supone una pieza clave en la construcción de ciudadanía crítica por dos motivos. Por un lado porque trabajar la EpD con estudiantes universitarios ayuda a los mismos a entender el mundo y poder adaptarse/enfrentarse a él. Dichos estudiantes universitarios van a ser los docentes del mañana, quienes educarán a las futuras generaciones. Incluir la EpD desde su formación inicial profesional poseerá repercusiones tanto en su construcción como sujeto político así como en su ejercicio profesional. proceso de construcción del sujeto político en el caso de los estudiantes de grados; haciendo mención no solo a su ámbito personal como ciudadanía y sujeto político, sino también a su dimensión profesional, dado el efecto multiplicador que puede ejercer.